Italo Varsalona
El pintor de Lugano

BIOGRAFÍA


 

Ítalo Varsalona nació en 1941. Fue a nacer en una época dejaba su marca en toda la humanidad, y lo hizo en aquel pueblecito a orillas del Lago Maggiore, Angera.  Nació, como tantos otros, en un período cuyos colores predominantes eran el negro y el gris.

Al crecer, sin embargo, le gustaban los colores cálidos de aquellos veranos en que el trigo se pintaba de amapolas y azulejos, cuando el lago plateado intimaba con los cielos infinitos, allí donde los otoños te envolvían con los colores y los sabores de los primeros humos de las chimeneas, con el color intenso de las uvas y de los mostos que en carros arrastrados por pacientes bueyes o vacas atravesaban las estrechas callejas de losas de su pueblo natal, con los blancos, celestes y grises perla del invierno y los colores delicados de la primavera. Todo esto, que le tenía hechizado, hizo nacer  en él, con el paso de los años, el deseo de fundirse, un completo deseo de fusión que hará nacer al Varsalona que ya no usa los colores como instrumento, sino que es, él mismo, instrumento de sus colores.
 

El artista no tiene intención, en esta breve biografía, de enumerar todos sus excursos, lo cual, por otra parte, y dada la mágica simplicidad de sus obras, sería inapropiado. Es lo que repite siempre: 
“Que sean sus obras las que hablen de él. Varsalona ha festejado ya hace tiempo sus bodas de plata con su arte, pero no por ello ha disminuido su entrega, hoy más que nunca dispuesto a aceptar los desafíos que se le plantean.

Este sitio es para descubrir al que hoy es maestro, pero es un descubrimiento que debe hacerse dejándose llevar por sus poesías, sumergiéndose en sus colores. Sólo de este modo podrá el visitante ser, él también, parte integrante del artista. Y no deje de hacérselo saber, caso contrario será mucho lo que se pierda; los artistas, cuando nos dejan no se hacen grandes... de ellos será grande únicamente el recuerdo de su legado. “ 
 

Domingo, 22 diciembre 2002